El 23 de enero en una asamblea en Bogotá, los voceros de Dignidad Agropecuaria y los campesinos definirán si nuevamente recurren a un Paro Nacional Agropecuario para hacerse escuchar del Gobierno del presidente Iván Duque. 

Así lo aseguró Tatiana Mosquera, líder de Dignidad en Boyacá, quien señaló que a pesar de que lograron que en la Ley de Financiamiento no se incluyeran varios puntos que ponían en riesgo la estabilidad de los campesinos, el Gobierno nacional aún tiene una deuda con el sector agrícola del país y debe resolver ciertos problemas.

"En efecto se retiraron la reformas que le podían hacer daño a los productores nacionales como el IVA a los fertilizantes, a la maquinaria, a la transformación de alimentos y a la canasta familiar, es decir, todo lo que afectaba a los productores en la Reforma Tributaria fue echado para atrás", dijo Mosquera.

Sin embargo, advierte que por más que el Gobierno del actual presidente haya desmontado varios puntos de dicha reforma, el sector sigue con serios problemas, entre esos las importaciones de alimentos, la no estabilización de precios y los créditos que los tienen al borde del remate de sus tierras. 

Por eso en la reunión del próximo 23 de enero sabrán si el Gobierno nacional escuchó el clamor de los campesinos, clamor que fue plasmado en un pliego de peticiones ante el presidente Duque y que esperan haya sido atendido pues de lo contrario anuncian que tendrán que tomar medidas entre esas, recurrir a un paro.