El Gobernador de Boyacá, Carlos Amaya rechazó el hecho en el que al parecer estarían implicados integrantes del Eln. Les exigió que cese la actividad hostil en contra de los habitantes de la zona.

 

El llamado lo hizo el Mandatario de los boyacenses luego del ataque terrorista ocurrido en la vereda Curisí de Pajarito, en el eje vial que conduce de Sogamoso a Yopal en donde tres sujetos incineraron maquinaria de una empresa contratista que adelantaba labores en la zona.

“Allí llegaron tres sujetos al sector vestidos de civil y con arma corta intimidaron al celador”, señaló el coronel Omar Zapata, comandante de la Primera Brigada del Ejército.

Dos máquinas quedaron completamente incineradas, sin embargo, la tropa que se encontraba en otro campamento cercano reaccionó e impidió que continuara la acción terrorista, logrando destruir de forma controlada un artefacto explosivo que habían dejado sembrado.

“No puede ser que ese municipio de Pajarito, que ha estado olvidado históricamente por los gobiernos de Boyacá, en el que jamás se había hecho una placa huella, y al que este gobierno le giró 4 mil millones de pesos a la alcaldía para contratar y mejorar las vías, sean quemadas las máquinas como si les estuviéramos haciendo daño a los campesinos. No acepto desde ningún punto de vista esto, y como gobernador de Boyacá le he pedido al Ejército que reforcemos la seguridad, no aceptaré tampoco las extorsiones a las empresas”, aseguró el gobernador Carlos Amaya.

El comandante de la Primera Brigada del Ejército, coronel Omar Zapata, aseguró que en la zona tiene presencia el frente José David Suárez del Eln, y a ellos se les atribuiría el hecho, información que está siendo corroborada por las autoridades.

El Ejército ya ubicó más tropas en la zona y pidió a los habitantes del sector ayudar con información oportuna que pueda permitir la captura de los perpetradores del acto terrorista.